lunes 21 de mayo

El café es uno de los productos más consumidos a nivel mundial, aún así, muchos desconocen su origen y lo que verdaderamente implica el tomar café. La procedencia del café se remonta a la antigua Etiopía donde un ganadero descubrió los efectos de la fruta del café al ver que sus cabras se comportaban de forma extraña al comerlas. Desde entonces se inició el cultivo de café en este país y poco a poco se fue regando por el mundo, llegando desde Etiopía a Arabia, de Arabia a oriente y de allí a Europa. Donde, hay que admitir que principalmente por su efecto, se hizo muy popular ya que sustituyó a la cerveza como bebida principal en todo el continente. En lugar de aturdir a su consumidor como la cerveza, el café mantiene a quien lo toma en un estado de mayor concentración y claridad mental. Esto fue muy beneficioso en el mundo del trabajo ayudando que los trabajadores estuvieran más alertos y así pudieran también operar propiamente todo el equipo nuevo que vino como resultado del avance tecnológico que tomo lugar durante la Revolución Industrial. También se prestó para ser la bebida del intelectual de ese tiempo, era muy común que se reuniera mucha gente en una cafetería a dilucidar y discutir algún tema de interés. Ya que el café provee alta lucidez y concentración, ha ayudado a las grandes mentes a desarrollar y debatir sus ideas hasta hoy día.

Mucha gente ve el café como una simple bebida que sirve para levantarnos en las mañanas para ir a trabajar, pero en realidad es mucho más que eso, es innegable que el café ha afectado nuestra historia como especie en gran manera, sirviendo no solo como un energizante, sino que es una bebida muy común para intercambios sociales y una que se presta para el disfrute, al mismo tiempo que para el bienestar humano.

Otros Artículos